miércoles, 17 de febrero de 2016

Gobierno chino promete estabilidad económica antes de la reunión del G-20

Miércoles 17 de febrero de 2016
Las autoridades chinas regresaron del receso del Año Nuevo Lunar con un mensaje colectivo para los inversores nerviosos en el país y el mundo: Pekín pondrá un piso a la desaceleración de la economía, mantendrá su moneda estable y evitará que el empleo se debilite incluso en momentos en que reforma a sus industrias.

Las promesas han sido vertidas antes de dos eventos políticos de alto perfil para China: una reunión de ministros de Finanzas del G-20 en Shanghái a finales de este mes y la cita anual del próximo mes del Parlamento chino, donde se completará el nuevo plan quinquenal de desarrollo económico.
Un desplome de las acciones chinas durante el verano boreal pasado y una devaluación inesperada del yuan en agosto sacudieron a los mercados globales, aumentando las preocupaciones sobre la salud de la segunda economía más grande del mundo.
"Los fundamentos económicos de China no han cambiado", dijo el miércoles a la prensa Zhao Chenxin, un portavoz de la Comisión Nacional de Desarrollo y Reforma de China (NDRC, por su sigla en inglés), el máximo órgano de planificación económica del país. "La economía mantendrá un crecimiento de mediano a alto nivel".
"El estatus de China como el mayor tenedor mundial de reservas de divisas no ha cambiado, el superávit comercial a gran escala no ha cambiado y el progreso constante en la internacionalización del yuan se mantiene", agregó Zhao.
Aún así, el Producto Interno Bruto (PIB) se expandió un 6,9 por ciento en el 2015, su ritmo más lento en un cuarto de siglo, y los economistas esperan que la ralentización de la actividad se extienda este año, incluso si el Gobierno amplía su campaña de estímulos que ya lleva un año.

"Creemos que el crecimiento podría ser de un 6,7 a un 6,8 por ciento este año", dijo Xu Gao, economista jefe de China Everbright Securities en Pekín.

Reacciones:

0 comentarios:

Publicar un comentario